domingo, 16 de marzo de 2008

Cinco pilares, cinco caídas


Muchos creían que no iba a suceder. Algunos incluso mostraban su recelo frente al estrepitoso abanico de posibilidades que albergaba, en lo recóndito del abismo, la balanza del suceso, inevitable, ciertamente, de la partida de cinco titanes de la wikipedia en español.

Pues, no hay nada como hacer alusión a las antiguas cazas de bruja de Salem, producto de una histeria colectiva inducida por el pensamiento de que determinado grupo de personas, en general todas mujeres, pertenecían al grupo del demonio, cegadas por su voluntad y movidas por su encanto. Nada más bajo se ha visto desde la Inquisición, y nada más vulgar y ruin desde el ghetto nazi; nos ha rozado con las artimañas que el hombre guarda y carga desde sus orígenes primitivos.

Hoy, ahogados y refugiados al mismo tiempo en nuestra condición de seres evolucionados, seguimos siendo los mismos desamparados en un mundo incomprensible, donde la mayoría triunfa y la minoría se reduce a su merced. No hay alusiones, no hay culpables aparentes ni milagros que valgan. Sumergidos estamos por el sólo resultado de nuestras malas acciones. Nos sentimos protegidos cuando alguien piensa como nosotros lo hacemos, del mismo modo en que somos víctimas de nuestra propia conciencia y la influencia que sobre ella ejercen los grupos sociales a los que nos suscribimos para realizar nuestro viaje.

Cinco editores de prestigio, admirados y respetados, polémicos y humanos, han dejado en su paso la huella de su trabajo. El retiro ha sido su única salida, y la renuncia, su salvación. Se suele decir que la huida es el camino más fácil, aquél que escogen los cobardes. Yo no suscribo este entredicho en sentido estricto, así como tampoco saldré a la búsqueda de cabezas ni de culpables. La cacería es primitiva, la venganza es arcaica y tentadora. Cada cual tendrá su opinión sobre el tema. Libres somos de pensar de la forma que más nos guste y de defender nuestros principios más arraigados. Lo único con lo que yo puedo concluir es que quienes han dejado su impronta en el trabajo que les define y caracteriza, también han contribuido, con esta marcha, a acrecentar el espacio que alguna vez ocuparon.

Esta entrada no es un adiós definitivo, sino un descanso en medio de la tempestad que ha sacudido a toda la comunidad. Son los deseos de este editor que Dodo, Escarlati, Ecelan, Hispa y Petronas consigan la tranquilidad y el abrigo que no pudieron encontrar, al menos durante estos meses, en la que fue, y seguirá siendo, su comunidad.

En lo que a mí respecta, seguiré luchando hasta las últimas consecuencias y me iré cuando llegue mi hora y la vida me proponga nuevas metas. Quiero empezar por creer que, en contra de lo que algunos han sugerido, hay algo más allá de wikipedia y que cuando entramos no figuran, en el contrato, las letras pequeñas que exponen: "Quien aquí entra, salida no le queda".

9 comentarios:

El Filóloco dijo...

¡Hay qué penita tengo, madre!

Santi dijo...

Las bajas son muchas y muy notables, pero estoy de acuerdo contigo en que lo que hay que hacer es seguir adelante, y con el tiempo surgirán nuevos Dodos y nuevos Petronas -no serán iguales, pero serán igual de importantes. Algún día, tú mismo, o Yeza, o Ensada... podéis llegar a tener el papel que ya tienen Gaeddal, o Lourdes, o Mercedes (Gusgus)... Lo que más me gusta de la Wikipedia es que no deja de moverse, aunque es verdad que algunos de estos movimientos son dolorosos. ¡Valor y ánimo, compañero!

El Filóloco dijo...

Hombre, la verdad es que me parece un poco difícil que yo, como El Filóloco, llegue alguna vez a ser bibliotecario o incluso a volver a editar.

De todas formas, gracias por tu optimismo y tus palabras de ánimo :-)

Taichi dijo...

Lindo panegírico, es como si hubiesen muerto y no vuelven más... o mejor aún, el resto de la comunidad son neandertales que destruirán Wikipedia en un mes o menos. Pensemos en el relevo generacional y ya lo pasado pasado está...

Gustavo86-Góngora dijo...

Pues no, porque no puedes pasar por alto todo su trabajo. Muchos destacados, artículos buenos y esbozos, y cientos de horas dedicadas al proyecto no son dignas, al menos de momento, de ser pasadas por alto. Y vuelves a equivocarte si piensas que poder decir que son pilares, pasara por alto la importancia del proyecto y diera un "toque apocalíptico" que sólo tú quisiste ver.

Mauron dijo...

Ahora tratemos, los que quedamos, de hacer de Wikipedia en español un ambiente más confortable.

Luis dijo...

No Gustavo. Ni pilares ni nada. No éramos más que usuarios. En eso se basaba Wikipedia. Además, dimos grandes alegrías y los mesiánicos dejaron de serlo y ya no hacía falta llamarnos bárbaros. Un abrazo.

Gustavo86-Góngora dijo...

En cualquier caso, erais importantes para mí y muchos de vosotros fuisteis mis "pilares" en mis tiempos de novato. Ahora las cosas han cambiado, pero lo que habéis hecho por wikipedia no merece ser olvidado ni tampoco hacer la vista gorda a lo que está pasando. Tenéis mi apoyo, pese a que sabes demasiado bien que no comparto vuestra renuncia ni su ida conjunta. Otro fuerte abrazo para ti, Petronas.

Dodo dijo...

Eh, menos rollo y más actualizar el blog. O eso, o cambiarle el nombre por "Wikipedia Mensual". :-P