domingo, 15 de junio de 2008

Algunas reflexiones



A casi dos años en wikipedia, tras haber vivido y sufrido muchos cambios, una conversación con cierto viejo amigo me trajo a la mente una serie de reflexiones que, si bien no reflejan a ciencia exacta mi forma de pensar, sí se asemejan con vehemencia a una serie de conclusiones que esbozo a continuación:

  1. Sobre los usuarios "veteranos": Somos como los capiteles de una iglesia, nadie se percata de que contribuyen a que la estructura se mantenga. No rendimos tanto como cuando recién comenzábamos, plasmados de ilusiones y sed de conocimiento. Contribuimos, sin embargo, a que los recién llegados no sean víctimas del derrumbe de esa construcción que, con tiempo, sudor y esfuerzo, labramos, como lo hace la araña con su tela o el ave con su nido. No somos imprescindibles pero la ausencia de todos, aunque improbable, atentaría contra el decoro y el equilibrio que todo sistema requiere, incluso el virtual.
  2. Sobre los "bibliotecarios": Milicia armada contra las fuerzas opresoras, cuerpo de paz para mantener el orden donde existe tendencia a la guerra, y, aún así, a veces víctimas de nuestro propio ego y condición humana. Como han existido los conflictos y los roces desde que el hombre tiene uso de razón y sed de ambición, también hay enfrentamientos, "armisticios", entendimiento, ofuscación, desavenencias y temple subjetivo. Esta problemática se plantea desde diversos puntos de vista, a menudo contrapuestos, que son proporcionales a la cantidad de seres humanos que los ostentan. En este sentido, hay quienes verán en los bibliotecarios a esos hombres de paz, que velan por el mejor funcionamiento de wikipedia, y habrá, por el contrario, quienes consideren que son invasores, censuradores y dueños de un mundo que no les pertenece pero del que forman parte.
  3. Sobre los "novatos": Representan la energía que los antiguos han ido perdiendo con el desgaste del tiempo y de los inconvenientes planteados por sus condiciones de vida. Entiendo que, para que un buen sistema funcione y prospere, hacen falta elementos nuevos que revistan los espacios vacíos de material constructivo. A su vez, estos obreros, sin capataces ni maestros que les guíen, se perderían o retrasarían el desarrollo del ciclo.
  4. Sobre "wikipedia": Heterogénea, variada, habitada por especies de diferente calibre, algunas más conocidas, otras menos, y por tanto, no especialmente comprendidas. Como la vida misma, unos se van, otros vienen, pero la sociedad se mantiene y la innovación sigue su inevitable transcurso. Un Dios creador que deja el proyecto en manos de personas ordinarias que, a su vez, crean máquinas para facilitar su trabajo y marcan unas pautas consensuadas de convivencia.
  5. Sobre mi "participación en el (tercer) CRC": Una mezcla de variopintas sensaciones; alegría, compromiso, deber, satisfacción inicial y frustración final. El inagotable sentimiento de ser consciente uno mismo de estar haciendo lo correcto dentro del margen del que dispone, pero insatisfecho por el repudio ocasional de determinados sectores que no aprecian el trabajo de uno o, cuanto menos, su producto. Es lo que sucede cuando uno coge harina, levadura y agua, y amasa tanto la mezcla y le da tanto calor de horno que, cuando vamos a saborear el producto, está quemado o su digestión nos produce efectos colaterales no precisamente benignos.
Si de mí dependiera, diría que Charles Darwin acertó de forma decisiva y que su principio sobre la teoría de la evolución y el origen de las especies, sin duda encuentra respuesta en wikipedia.

3 comentarios:

Dodo dijo...

Hay un problema fundamental. IRL, los bibliotecarios aka agentes del orden dependen de instancias superiores (el Gobierno). Esto no tiene paralelo en Wikipedia, y por eso surgen muchos problemas. Hay dos opciones: o los bibliotecarios siguen las normas dictadas por la comunidad y de ahí emana su autoridad (no hace falta que te comente lo jodido que es esto) o son jueces y policías (lo que sería aún peor). Chungo, chungo. Por esto más de uno termina quemadísimo: aburre a las mismas piedras aguantar los constantes pataleos de los novatos (por desconocimiento) y de los troles (por mala ostia). Y si estos últimos son, o mejor dicho deberían ser, compañeros bibliotecarios, pues tanto peor.

Gustavo86-Góngora dijo...

Llevas mucha razón en lo que dices, Dodo.

Ecemaml dijo...

Dodo, se dice hostia. Ostia es el puerto de Roma :-)

PD: putos captchas.