domingo, 29 de junio de 2008

Semana de alta tensión

Cualquier lector en su sano juicio, ya sea que frecuente o no este blog, sabrá, si es adentrado al universo wikipédico, que la convivencia es cada vez más difícil. Es posible que afirmarlo sea caer en la repetición forzosa, pero negarlo es no reconocer el problema que todos enfrentamos.

Analizando el tema, he podido ver que existen a día de hoy los enfrentamientos entre usuarios veteranos, comprometidos y fieles al proyecto. La pregunta que muchos nos hacemos es: ¿por qué? La respuesta, quizás, nada fácil de precisar, es que la famosa teoría de los "bandos", de la que por cierto he hecho mención en alguna entrada anterior, cobra fuerza y magnitud y es más notoria cuando hay votaciones y "politiqueo" de por medio. No daré nombres, porque pese a todo respeto el derecho de las personas a no querer aparecer sin ser consultados. Sí diré que estoy desilusionado y al mismo tiempo confundido, pero sigo siendo lo suficientemente tolerante y firme como para lidiar con las "rencillas" de las que, por suerte, no soy parte implicada.

Un hecho crucial, ya comentado, es que la lista de bibliotecarios se presta al trolleo bajo y escabroso. Un ejemplo, de sencilla aplicación, es que un usuario X presenta una afirmación poco contundente, basada en premisas sin pruebas materiales, pero sí impregnadas de prejuicios y subjetividad, y acusa a otro editor Y, que a su vez es atacado por los "amigos" del primero, pero defendido por su grupo de allegados, de modo que se monta la de Troya. El resto, que no son ni troyanos ni espartanos, son los "atenienses", involucrados y cómplices silenciosos de la batalla, pero amigos de Dios y del diablo, o de sí mismos, nunca mejor dicho, y que intentan mediar o hacen oídos sordos al asunto. Para otros usos, véase el Café.

Una vez que se ha hecho una imagen del panorama "bélico", cabe adentrarse en las causas y en las consecuencias, nada buenas por cierto. Lo que sucede, siempre desde mi punto de vista, es que el editor X tiene antigüedad, peso, relevancia y carisma. También se da el caso contrario del usuario X' o X'', que son los "estigmatizados", ya sea por su poca labor o por sus errores del pasado. Cualquiera de ellos, como es lógico, tiene su séquito de seguidores y detractores. Por tanto, sea lo que fuere, tendemos a "arrastrar" esas inquietudes o rivalidades y, a la mínima discrepancia, sacamos el as de la manga, tiramos la carta y la usamos a favor para justificar nuestra forma de pensar o sancionar, y también de justificar determinada conducta, aceptable o reprochable dependiendo de quien la ejecute.

Mi propuesta, sin ánimos de ofender a nadie, es que de ahora en adelante, y para ahorrarnos el disgusto, deberíamos plantearnos crear "herramientas" para combatir el mal ambiente que, si bien es inevitable, deberíamos procurar porque, al menos, sea soportable. De este modo impedimos que haya renuncias, azotes, ataques personales y provocaciones. Si pudiéramos conseguir que wikipedia sea un sitio mejor, comprometiéndonos a crear políticas que refuercen las actuales, soy de la idea de que todo iría mejor.

Todo lo antedicho, expuesto desde mi exclusivo parecer, puede simular un sueño, pero yo lo tomo como un margen a partir del cual debemos comenzar a trabajar por el bien de todos y la condena del prejuicio.

1 comentario:

Vito dijo...

Los bandos no existen. Hay una obsesión de los españoles en pensar que los sudamericanos les quieren dar guerra. Pero es cuestión de mirar con cuidado para notar que sólo los españoles (notoriamente Escarlati y Yonderboy) recurren repetidamente a mentar el RPG, las palabras "acoso y derribo" (casi nunca separadas) y en sus blogs hablan entre sí como si estuvieran en una campaña militar. Los sudamericanos no lo hacen ¿Curioso, no?. Miremos a Petronas, quien dio un espectáculo cuando se fue azuzando a cinco usuarios sudamericanos (quienes, elegantemente y para frustración de Petronas, no respondieron a sus provocaciones) El mismo Petronas volvió el 29 de Junio con una actitud pendenciera y retadora. Véanse sus ediciones de ese día y se comprobará que el autor de esas ediciones se parece más a Scalif que al Petronas que era antes de irse. Con la diferencia de que a scalif no le habrían permitido esa actitud, y a Petronas nadie se a atrevido siquiera a preguntarle por qué llego como bravucón del lejano oeste

Como bien dijo Raystorm, Petronas llegó retando a todos por doquier, y cuando se le retribuyó y se le dio la batalla que él mismo buscó, inmediatamente comenzaron sus incondicionales a hablar nuevamente de campañas de acoso, en Wikipedia y en sus blogs. Esta camarilla no entiende que no existe tal frente enemigo más allá que el que ellos quieren imaginar