jueves, 24 de julio de 2008

Semana de locos: todo cambia...

La última semana ha sido, sin duda, una de las más caóticas desde que estoy en Wikipedia. Primero, se abre una "contra-CAB", para la cual no existe un proceso "legitimo" y no era algo que tuviera precedente.

Lo que más me sorprendió de la situación fue, quizás, que bibliotecarios cuya antigüedad es sabida y reconocida, apoyaran la iniciativa basándose en criterios dudosos de participación (Sí, Sanbec, dudosos, porque primero se dijo dos años y cinco mil ediciones, luego se ¿cambió?). Pero, si a este "circo romano" le sumamos más ingredientes como, por ejemplo, las confrontaciones y la polémica suscitada, sobre todo a partir de que C'est moi dijera que fue por iniciativa propia, todo el hecho fue, y es, un completo meollo.

¿Qué hizo el CRC? Pues, actuó de la forma que consideró más apropiada, tomándose atribuciones que le son propias y le vienen a la zaga. En el apartado 4 de "motivación", lo deja muy claro.

El jueves, hace exactamente una semana, las primeras divisiones comenzaron a ser más latentes. Hubo quienes se opusieron y criticaron la acción del Comité - Drini, Tano, Sanbec, etc - y quienes, por el contrario, la aplaudieron o dieron su voto de confianza - Lin linao, Ensada, Jarke, entre otros.

Se me preguntaba en otro blog si yo sería capaz de tomar decisiones impopulares. La persona que hizo la pregunta se olvidó de que llevo una temporada en la que, para bien o para mal, me importa menos el qué dirán y mucho más lo que yo pienso, algo que, por otro lado, me ha traído algún problema añadido, como es lógico, pero del que hablaré en otra entrada.

Finalmente, se me cuestiona por mi reproche a Taichi en la lista general de correo. Mi sana intención fue poner de relieve que, mientras hay gente que estaba trabajando, otros optaron por marcharse sin dar explicaciones y emitiendo un duro portazo (lo de las causas personales vino después). Pero bueno, esa sanción personal, o mejor dicho "moral", fue programada y prevista desde el primer día de julio, cuando entre los nueve "cerreceros" acordamos que dejaríamos en evidencia a quien no trabajara, básicamente para garantizar una transparencia y para que quienes se esforzaran no se vieran arrastrados en los prejuicios a causa de quienes estuvieron más ausentes, cosa que me ocurrió en el semestre anterior.

Por suerte, no me puedo quejar de no haber recibido apoyo. Es más, puedo incluso presumir de ello. La actitud de mis compañeros de Wikipedia, de mis amigos, y de mi familia, ha sido lo único que yo esperaba y si ellos me entienden no veo por qué me tengo que justificar ante cualquier otro "tercero". Después de todo, quien opine lo contrario, estoy seguro de que no me conoce en persona o, lo que es peor, me conoce a través de otras personas que enseñan de mí la faceta que más les conviene (¡obra derivada!)

Para acabar, hay quienes dicen que he cambiado. Hay quienes sostienen que yo era más "dulce y pasivo". Esta cuestión me ha planteado algunas interrogantes del tipo ¿he cambiado realmente? ¿soy más duro e impulsivo? ¿me estoy moviendo más por lo pasional que por lo cerebral? ¿será cosa del verano o será, por el contrario, la presión que llevo de estar desde enero en el CRC y aguantar críticas, comentarios injustificados y, encima de todo, peleas y reclamos? ¿Verdad que la situación actual no es la misma que la de hace un año? Si Wikipedia cambia y los tiempos son otros, con más responsabilidades y mayor crispación, ¿no es normal que tenga un poco menos de paciencia que antes?

Pero no. De todas formas debo darles a esas personas la razón. Resulta que anoche, mientras navegaba por internet, me apareció un test así de repente, como si hubiera estado hecho para mí en ese preciso momento. El mismo decía: "Compruebe si se está pareciendo a Risto Mejide" (Aclaro, para quienes no sepan que el señor Risto Mejide es un reconocido crítico publicitario y miembro del jurado en varias ediciones del programa de la cadena española Telecinco, de nombre "Operación Triunfo").

¿Ya sabéis lo que me dijo el test? Pues, aquí os va la respuesta:
¡Empiezas a parecerte a Risto Mejide! Aunque eres capaz de medir tus palabras en situaciones comprometidas, dices lo que piensas. Los que te conocen saben que en el fondo no querías ofender a nadie, ¡y es cierto!, por eso siempre intentas dar una de cal y otra de arena.


La verdad es que no sé qué me sorprende más, si que un test me conozca mejor que algunos de mis amigos o el hecho de que, a la vista de lo que dice, esté cambiando y poco a poco vaya mostrando una nueva faceta mía que nadie, incluso yo, conocía. Sea lo que fuere, lo analizaremos en otra entrada. Os dejo con un vídeo del personaje en cuestión.

No hay comentarios: