sábado, 27 de febrero de 2010

En el puerto de Sada

Dedicado a Gus, que me soporta aquí y soporta troleos en la wiki con entereza.

En las tardes de verano, el dique del puerto es un lugar muy concurrido. Más de una vez, aparte de los habituales paseantes, ciclistas y perros sueltos, cada metro de las rocas tiene como habitante a un pescador, que entre lance y lance hablan de todo, porque lo que es pescar, no pescan mucho.

El comentario de la jornada era la excepcional pesca que había traído el día anterior el Morcego, uno de los barcos del cerco que tienen su base en Sada. Con una suerte de tres pares, en vez de la habitual captura de sardinas o jurelos, el Morcego había matado una tremenda cantidad de albacora, especie parecida al bonito y que no es habitual por estas aguas. Subastada a la baja en la lonja de La Coruña, les había supuesto a los armadores y tripulantes del barco un buen pastón, el mes en una marea.

Y así estábamos todos, paseantes y presuntos pescadores de caña, con que si se la habían pagado a 30, a 35, a 40; que si las habían cercado ya pasado Ferrol, que no, que las habían cogido nada más dejar La Marola atrás, que si el maquinillo no podía con el copo y otra cantidad de mentiras, que nunca perdían un kilo de un comentario a otro.

Y en esto la flota pesquera estaba preparando la salida para la jornada del día. Más bien habría que decir la noche, ya que suelen salir entre cinco y seis de la tarde y volver para subastar al amanecer. Pues aquí tenemos a nuestros sufridos marineros, entre los que últimamente abundan más los naturales de Lima que los de Fontán, cargando el hielo, ordenando aparejos, colocando cajas, pero ninguno zarpaba. Mucho que sí para arriba, que sí para abajo, pero no se movía ni Zeus. Pronto se hizo evidente para todo el mundo que estaban esperando la salida del Morcego, cuyos marineros también se dedicaban al despiste con total tranquilidad.

Cuando el patrón del Morcego se cansó de marear la perdiz (ya veis que en todas partes cuecen habas), soltó amarras y enfiló el canal. Inmediatamente, todos los demás barcos del cerco, unos seis o siete, y más de una docena de embarcaciones menores de propina, largaron estachas y salieron detrás de él, para intentar averiguar donde iban a pescar. Como si la suerte que habían tenido se fuera a repetir o el patrón del barco tuviera un caladero secreto. Ganas de incordiar, en su mayor parte. El Morcego, al ver la jugada, viró y regresó a la dársena. Y con él, todos los demás. Vuelta a salir, vuelta a seguirlo. Y así unas cuantas veces.

Para entonces, todo el puerto estaba esperando el desenlace de la historia, con un vacile generalizado que para qué. En estas, el patrón del Morcego vira de golpe, abre válvulas a tope y con la popa hundida y levantando chorros de espuma con la proa, dobla la punta del espigón, ganándole unos metros a los demás y quedando oculto por este. Todo el resto de la flota sale detrás de él como perros de presa de una jauría. Y cuando los primeros perseguidores están llegando a la punta del dique, también a toda máquina, se cruzan con el Morcego, que a máquina lenta y con toda la parsimonia del mundo, vuelve a entrar a puerto como si con él no fuera la cosa.

Del ataque de risa que nos dio a todos los espectadores, los demás lo dejaron en paz. Alguno hubo que perdió la caña entre las carcajadas.

Es ocioso decir que no pescaron ni una albacora más, ni el Morcego ni ningún otro.

Así es el mar y sus gentes. Por lo menos en Sada. La coña marinera.

8 comentarios:

Dodo dijo...

Ais, el amol...

Góngora dijo...

Muchas gracias por esta (inmerecida) dedicatoria, Ensada. Me ha gustado mucho la historia. Y de aguantarte nada, más bien al contrario, ;)

Ensada dijo...

También te quiero a ti, pajarraco.

Por cierto, que tienes que escribir más en el blog, a todos nos encanta insultarnos en los comentarios. El tema es lo de menos.

Gustavocarra dijo...

Ahora parece que se quiere y se ama todo el mundo... pero cuando yo lo propuse nadie supo reconocer mi talento.

Soy un incomprendido xD

Góngora dijo...

"Haz el amor y no la guerra", ¿no la tenemos como política oficial en wikipedia?

Alguien con agallas debería proponerla en el Café aunque no faltará quien te acuse de sociópata, anticapitalista y, si me apuras, hasta de censurar la libertad que tienen los demás de pelearse. XD

Gustavocarra dijo...

Pues si que hay una propuesta, [[wikipedia:wikiamor]]. No me importaría defenderla en el café, al contrario. Deberíamos decir claramente que esta es la forma de estar que defendemos en wikipedia y no otra.

Pero eso será una guerra diferente. Saludos.

Ensada dijo...

Pufff, ya verías el troleo. Como poco te iban a acusar de desestabilizar la wiki, porque los que están enfadados con el mundo también tienen derecho a no querer a nadie. Y seguro que habría un par de biblios que los apoyarían.

Gustavocarra dijo...

¿Me estáis tentando?

Sólo necesito dejar rematadas algunas cosas que tienen prioridad y ante las que por responsabilidad no puede dejar erosionar demasiado mi imagen (más de lo que está).

Pero cuando termine, contad con que lo pongo en el café pero de mil amores. Será todo un placer, especialmente por ese par de biblios mwhahahaha.