sábado, 27 de febrero de 2010

Un 2010 destructivo

El 2010 viene golpeando muy fuerte. Primero, un terremoto nada más comenzar el año devasta Haití causando más de 200.000 muertos y cientos de miles de heridos, amén de una catástrofe ambiental en uno de los países más pobres del planeta.

Y hoy, cuando aún no ha acabado el segundo mes de este período, otro terremoto arrasa con buena parte de Chile, dejando más de 700 víctimas a su paso y una alerta de tsunami en la costa del Pacífico. Esta noticia me ha calado hondo porque tengo a mi abuelo, tía y prima viviendo en la zona del epicentro del seísmo y sigo sin saber de ellos. Cada minuto que pasa es mirar la televisión, leer el periódico, intentar contactar por los medios disponibles pero nada.

Esto me recuerda a la antesala de una película titulada 2012. ¿Tendrán razón los mayas?

**ACTUALIZACIÓN**: Tras casi tres horas de angustiosa espera, finalmente conseguí dar con ellos. Están muy asustados pero bien, sanos y salvos. ¡Qué susto y qué impotencia estar tan lejos y no poder hacer nada!

Esta entrada va dedicada a las víctimas del seísmo y a sus familias.

2 comentarios:

Ensada dijo...

Cuanto me alegro de que estén bien.

Góngora dijo...

Gracias. Hemos conseguido hablar con ellos y están aún muy asustados y no es para menos. La cocina de la casa se les vino abajo, todo comenzó como un estruendo, como si se tratase del ruido de un trueno y enseguida los temblores que, según me han dicho, van ya tres.

Esperemos que se recupere la normalidad pronto.