jueves, 1 de abril de 2010

En la inopia

Siempre estaba en la nubes, ya me había acostumbrado a que gritaran mi nombre para hacerme bajar del limbo. Mi madre estaba resignada a mis rarezas y comentaba el caso con sus amigas mientras merendaban.

.-Violeta siempre está en babia, no se que hacer con ella.

.-Eso es que tiene mucha vida interior, comentaba la estirada de Manucha, a la vez que se zampaba media docena de emparedados.

El tema no solía durar mucho, ya que no se podía comparar con el nuevo maromo de la ganadora de Gran Marrano 64, una lagarta de mucho cuidado. Con lo que yo quedaba en una cierta libertad para volver a mis ensoñaciones.

Cuando reflexionaba sobre esta permanente acusación, no podía dejar de intentar averiguar que era en lo que pensaba cuando los demás me creían en tan extrañas regiones. Pero nunca conseguía acordarme. Porque me paraba y pensaba que pensaba que había una araña en la esquina. Había hecho una tela. Parece un puente colgante. Como el de Rande. ¿Cuando fue la última vez que fui a Vigo? Le había sacado una foto un astronauta a la ría. Debe ser divertido verlo todo desde arriba. ¿Dará miedo cuando se encienden los motores? Seguro que hay que estudiar mucho, un montón de matemáticas. A mi no se me dan bien, nunca llegaré a viajar a las estrellas...

Y en esto me descubría pensando en las luciérnagas del espacio, sin la mas remota idea de como había llegado allí. Por más vueltas que le daba, no conseguía hilar de nuevo la linea de pensamiento que me había llevado hasta el éter. ¿Porqué me pasaba esto? ¿Sería verdad que tenía tanta vida interior? ¿Que será eso de la vida interior? ¿Los demás no viven por dentro? ¿Porqué Manucha no paraba de comer? ¿En su casa no hay comida?

Luego iremos a comprar al super. Me gusta acompañar a mamá, aunque tenga que estar pendiente de que no me grite cuando me quedo leyendo etiquetas. ¿Quien dibujará las etiquetas? ¿Se podrá estudiar en FP? Diseño industrial de etiquetas, Técnico Especialista en Diseño Etiqueteril. El título tendría que ser grande y diseñado ad hoc. Que menos. A la graduación no invitaré a Manucha, seguro que no me deja ni un canapé...

.-¡Violeta!

.-Ya voy, mamá.

No hay comentarios: