martes, 27 de abril de 2010

La estupidez es democrática; los estúpidos, no.

Ñoras y Ñores, hay para todos.

Después de haber escuchado a Camilo Sexto descubrirnos la causa de la calvicie y de la homosexualidad, aparte de darnos unas amenas instrucciones para desatascar cañerías, ahora conseguimos rizar el rizo: que dice el ayatollah que las mujeres que no vistan como Alá manda incrementan el número de las relaciones sexuales (lo que me creo a pies juntillas) y aumentan los terremotos. Acto seguido, cortó una docena de manos y administró los latigazos de ordenanza.

La verdad, en el fondo no deja de tener razón el torquemada iraní este, se yo de alguna que provoca movimientos sísmicos con un golpe de cadera. Como no podía ser de otra forma, en la misma noticia da cuenta de la creación de un grupo en Feisbuc para juntarse a la guerra de escotes, con lo que algo bueno saldrá de esto.


Tengo la sensación de que entre la nomenclatura mundial se cruzan apuestas para ver quién se alza con el título de estupidez del año.

2 comentarios:

Dodo dijo...

Pues yo creo que lo de vestir indecentemente y los terremotos están relacionados.

Ensada dijo...

Si ve a esa el ayatollah de las narices prohíbe la música directamente. ¿O ya está prohibida?