miércoles, 21 de abril de 2010

Yeza

Un día me puse a dar vueltas por internet, buscando amigos, familiares, pinchando enlaces de aquí y de allá y, después de un rato, que uno es lento y negado informático, me fijé que casi siempre en la lista de google salía un enlace a una página de la wikipedia.

¿Wikipedia? Algo me sonaba, algún suelto en una revista, algún comentario de un amigo, pero nada más. Pero me llevé una sorpresa cuando buscando por el nombre de un familiar, salió un artículo de la wiki. Pinché el enlace y me encontré una página con un globo de letras en una esquina y media docena de líneas de información.

Una semana más tarde, con mi proverbial velocidad, me aclaré con esto de los historiales y la libre edición. Di hablado con el autor del artículo, uno de los más respetados de la wikipedia, aun actualmente, y me animé a editar algo. Al poco tiempo ya me habían dado la bienvenida al alimón Tano y Yrithinnd, no todo el mundo tiene esta suerte.

Y antes de que acabara el mes, una usuaria catalana que se llama María y que responde (cuando quiere) al nick de Yeza me estaba ayudando a dar mis primeros pasos en esta wiki de mis amores.

Yeza es mi mamiwiki y tiene en usufructo vitalicio un trozo de mi corazón, cada día más grande. Y el de gran parte de los usuarios de la wikipedia en español. Con ella y con Macarrones editamos un montón de artículos, ayudándonos los unos a los otros mientras desentrañábamos los intríngulis de la enciclopedia. Buscamos piratas y políticos, educadores y albañiles, pintores y escritores. Nos reímos de todo y con todos mientras que escribíamos artículos, eliminábamos vandalismos, quitábamos spam y poníamos avisos a todo lo que se movía. Nos eligieron bibliotecarios uno a continuación del otro, aunque ella haya tenido que renunciar, y protegimos artículos, bloqueamos vándalos y nos metimos en mil líos sin perder la sonrisa. Se de buena tinta que muchos usuarios seguían sus contribuciones solo para sentir el soplo de aire fresco que su presencia repartía entre todos.

Últimamente no está bien de salud y casi no la vemos por los artículos. Pero eso no quita para que la eche de menos, tanto que casi duele. Una edición suya me alegra el corazón, una llamada me levanta la moral una semana.

Cuídate, miña raiña, sabes que todos te queremos.

6 comentarios:

Santi dijo...

Me uno a los buenos deseos, aunque no sé si la pobre podrá pasarse por aquí. Espero que pase esta mala racha que parece que está atravesando ahora, y volvamos a saber de ella, digitalmente por lo menos...

Góngora dijo...

Muy linda entrada, estoy seguro de que si Yeza pudiera leerla se sentiría muy contenta. Et trobem a faltar, Yeza!

Ensada dijo...

Bueno, no se si hacerme spam en la wikipedia y ponerlo en "Vamos a tomarnos un te", pero enterarse, seguro que se entera :)

Maria dijo...

........ me he quedado sin palabras..... Mil, de miles.... y ahora, que puedo estar un poco más además con vosotros, parece que ya aciertan en algunas cosas...!!! Que más quiero!!! :))) :))))).

os quiero un montón!!! :)

Góngora dijo...

¡Vaya sorpresa más agradable!

También te queremos, mucho. Un petó, guapa!! :-)))

Ensada dijo...

Solo por verte por aquí, mereció la pena. Un bico grande, miña rula.