miércoles, 2 de junio de 2010

Aclaración

Creo que me ha quedado algo por explicar en este artículo. Lo escribí nuevamente cabreado por el estado de las cosas, al calor de las dos muertes recientes. Está basado en cientos de historias reales que los medios de comunicación nos han servido, a menudo con demasiado detalle. Nada puedo añadir que no se haya dicho por más informados comentaristas que yo. Pero me gustaría remarcar un punto.

Las mujeres víctimas de agresión por parte de su pareja, que ya está bien de eufemismos, son también agredidas sexualmente. Nadie puede pretender que las relaciones sexuales dentro de ese tipo de parejas, en las que el sexo va precedido por la violencia y a menudo continuado después, son consentidas en ningún caso.

Y si esto es así, el delito de violación se le debería añadir a sus acusaciones. En caso de resultado de muerte no va a modificar sustancialmente sus condenas, pero en otros casos si que podría elevarlas, ya que muchos de estos delitos de agresión, aún con los agravantes actuales, se resuelven con condenas de cuatro a seis años. La de violación es superior.

¿Algún abogado en la sala?

No hay comentarios: