viernes, 25 de junio de 2010

Diccioarmario 11

Adobar: canta fados. (Dedicado a Santi, con cariño)

Aire acondicionado: al pago de la factura.

Analfabeto: dícese de quién no sabe leer ni escribir, ni las leyes fundamentales de su país. Sinónimo por ciudadano.

Arbitrio: tres árboles.

Arrepentir: acelerar el dispositivo de memoria del transporte internacional.

Bandera: trapo de colores en el que la gente se suele envolver cuando está borracha.

Cacofonía: jerga del hampa.

Canalla: envejecer de repente.

Cántara: melodía egipcia.

Cantarina: trigo molido al tercer grado.

Caramba: exclamación proferida cuando cualquiera de las dos es de alto precio.

Cobra: la más peligrosa de las serpientes: además de morderte, te gira factura por los gastos.

Colegio electoral
: única escuela donde no se aprende nada, lo que no es de extrañar si solo se acude cada cuatro años.

Desdémona: hasta aquí, que están más monas.

Dolor: fragante.

Ensalada: en el dormitorio, recibe.

Falacia: nota lisa.

Friso: parón de la libertad.

Galatea: fiesta de descreídos.

Galicia: esquina olvidada, excepto en campaña electoral.

Gesto: esto es una g.

Gilipollas: véase Jimmy Jump.

Grano: O.

Jimmy Jump: no va más del necionalismo: se hace el imbécil, pero dejando claro que se es catalán. Para echarse a llorar.

Lágrima: que me da. Escalofríos y todo.

Mudo: demoio y care.

Novena: está ciego.

Noveno: definitivamente, está ciego.

Pelele: monde consonante.

Pasta: la de la bandera.

Programa electoral: colección de castillos en el aire realizados con el principal objetivo de cobrar comisiones de las imprentas.

Recolección: volver a empezar el álbum.

Retaco: malhablado impenitente.

Salamanca: habitación a la que le falta un brazo.

Séptimo: el del pnazareno.

Subasta: aquí y luego, baje.

Tabaco: no, salió con Dionisio.

Vanagloria: directos al cielo.

1 comentario:

Santi dijo...

¡Eh, no había visto que tengo una entrada dedicada en el diccioarmario! ¡Qué honor! (aunque tengo que reconocer que, ejem, no la pillo...)

¡Abrazo!