miércoles, 30 de junio de 2010

Gol

España ha ganado. 1 a 0 a Portugal. Delirio Nacional. A las gaviotas no parece importarle, estoy seguro de ello. Todo lo seguro de lo que se puede estar de una cosa así. Porque ¿quién te dice que no escuchan el carrusel deportivo de la cadena SER? Sintonizando las emisoras con sus alas desplegadas en el viento. Posiblemente sean todas forofas de Pepe Domingo Castaño. Por lo menos son vecinas. De Mera. Sería natural. Porque si Juan Salvador Gaviota practicaba caída libre, ellas pueden muy bien ser radioaficionadas. El movimiento de la punta de sus alas sintoniza su emisora preferida. Los bruscos giros en el aire deben corresponder a los riffs de Ritchie Blackmore. Las que se dejan balancear en la brisa escuchan Radio Nacional de España. La clásica, por supuesto. Las que no acaban de encontrar su lugar en la formación deben estar escuchando noticias. Un brusco movimiento de pico presagia que han rozado Radio María. Ni las gaviotas aguantan el rosario radiofónico. Las gaviotas no creen en Dios. Los cisnes siempre se lo echan en cara, pero ellas ríen sarcásticas en las alturas. En realidad, las gaviotas son Dios. No quieren creer en ellas mismas. No creen ni en los cisnes. Debe ser de tanto escuchar el fútbol. Aliena.

1 comentario:

Gustavocarra dijo...

Juas: yo estuve viendo el final del partido con un portugués de Oporto. Tengo algunas fotos del portugués haciendo pases a puertagayola. Los colgaré de internet.