domingo, 28 de febrero de 2010

Pescando

El motor Perkins del racú nos adormecía con su rítmico golpeteo mientras nos dirigíamos a media máquina hacia las planchas de Ares. Eramos tres en el pequeño barquito de madera, los de siempre, que pretendíamos largar unos trasmallos en nuestros caladeros habituales de la boca de la ría. Paco aprovechaba para llevar un par de curricanes danzando en la estela, que eran completamente inútiles a la velocidad a la que avanzábamos, pero que siempre dejaba flotar a popa al grito de «nunca se sabe». En su descargo hay que admitir que a veces habíamos matado algún róbalo grande, de estos que se vendían en los restaurantes a muy buen precio.

Nuestro barco pertenecía a lo que la administración llama «flota artesanal», que flotar, flotaba, y artesanos eramos, aunque solo fuera en artes de pesca. Y en el arte de la supervivencia de nuestras familias, que vivían de lo que malamente pescábamos; sobre todo en invierno, en el que a la mala mar se unía la falta de peixe. Lo que no impedía que siguiéramos intentándolo todos los días en que el mar y la Consellería de Pesca nos lo permitía.

Al llegar al sitio en que Manolo, el patrón, juzgó conveniente, largamos el aparejo para dejarlo fondeado por los plomos que lleva en su parte inferior, mientras que los corchos de la superior lo mantenían flotando entre dos aguas. Nuestra intención era dejarlo calado y dirigirnos hacia donde habíamos dejado fondeadas unas nasas unos días atrás, ya que los trasmallos funcionan siguiendo el principio de liar en sus finos hilos al pescado y marisco que tuviera la mala suerte de pasar por allí. Muchas esperanzas en las nasas no teníamos, sobre todo porque el temporal nos había impedido salir y el mar de fondo las habría envuelto y retorcido, así que ya esperábamos que al voltearse hubieran dejado escapar el marisco que teóricamente hubieran podido pescar. Aunque podríamos darnos cun canto nos dentes si no se hubiera roto la mayor parte. Desde hacía unos años ya no usábamos las tradicionales nasas de madera y red, sino las nuevas de plástico que se abren por la mitad y que tan cómodas son para cebarlas y retirar lo que pescan, pero que si se rompen no tienen arreglo.

Así que dejamos la red bien estirada y pusimos proa hacia las nasas, que muy lejos no estaban, buscando la enfilada que nos permitiera encontrar la botella vacía de lejía que flotaba marcando el sitio. Esto de dejar una pequeña botella de plástico es un truco para encontrar los lugares de fondeo de las artes y para evitar que una boya mayor pueda ser avistada por otro barco. Porque como la vieran, seguro que te limpiaban el marisco, según la costumbre habitual entre nuestros queridos compañeros de pesca, que no tenían escrúpulo alguno en levantar las nasas de los demás. Claro que nosotros tampoco, para qué vamos a mentir. De punta a punta. Pero esta vez la puñetera botella no aparecía, el temporal la debía haber arrancado del cabo que la unía con la cuerda principal. Esto no es mucho problema, siempre puedes localizar el sitio por las enfiladas que has tomado de la costa, pero te obliga a arrastrar un gancho por el fondo hasta enlazar las nasas y a subirlas por donde sea que las hayas cogido.

En vista del éxito, nos dispusimos a hacer esto mismo y largamos por la borda un cabo con un rizón que ya teníamos preparado desde siempre en el barco. Dimos avance poco hasta notar cómo se enganchaba y a pulso nos pusimos a subirlas a bordo. A intentarlo, más bien, porque pesaban como un muerto. Mucha pesca tenían que tener para que pesaran tanto. Demasiado. No podían ser nuestras nasas, teníamos que haber enganchado otra cosa. No eramos capaces de subirlas a mano, así que le dimos una vuelta al cabo en el maquinillo y empezamos a halar lo que venía, con el escalofrío que siempre te pasa por la espalda en estos casos. Puede ser que estés subiendo los restos de un compañero perdido, la ría guarda más de uno y de dos. Aunque estos suelen pesar bastante menos, a no ser que sean recientes, y ya hacía un par de meses que había desaparecido el último y en ese tiempo es raro que el mar deje algo más que los huesos. Las centollas y las nécoras también tienen que comer.

Tiramos, tiramos y en esto surgió el cabo que enganchaba, un completo lío de cuerdas, redes viejas y algas, que estuvimos a punto de cortar y devolver al fondo, cuando el primer fardo apareció flotando, envuelto en tela de saco con dos cruces rojas por marca. La superficie aparecía llena de mejillones, lapas y otros bichitos marinos, por lo que nos fue fácil deducir que llevaba tiempo fondeado. Lo que no tuvimos que deducir fue su contenido, hace mucho que ya no entra tabaco de contrabando, así que solo podía ser droga. Cocaína, hachís, algo de eso. Veneno empaquetado bajo tres capas de material aislante para protegerlo del agua salada, mucha miseria ensacada, mucho dinero para cualquiera.

Me gustaría decir que fue la honradez acrisolada lo que movió nuestros actos, pero no quiero ponernos medallas que no nos corresponden. Aunque la antigüedad del saco nos indicaba que los contrabandistas debían haberlo dado por perdido, intentar venderlo sería como poner un anuncio en La Voz de Galicia, sus dueños se enterarían inmediatamente porque en esos mundos las noticias vuelan a mayor velocidad que la luz. Sin contar con que si te pillaba la policía, al juez le iba dar igual que te los hubieras encontrado o los hubieras traído personalmente de Colombia, de la condena por delito contra la salud pública no te iba a librar ni a Virxe do Carme.

Así que con el hormigueo de los muchos millones que podían valer, de lo que podíamos hacer con ellos, de los chalets, los Mercedes y las vacaciones en las Seychelles, abrimos el canal de emergencia y llamamos a la patrullera de la Guardia Civil del Mar, buena gente mientras que no se te ocurriera llevar mallas antirreglamentarias o pescar con dinamita, a la vez que atábamos una boya con banderita y todo, para que no se perdiera la localización del alijo. Mientras veíamos llegar la potente embarcación verde, de proa afilada como un cuchillo, construíamos castillos en el aire con los millones de euros que flotaban apenas a un metro del costado.

La benemérita se portó muy bien con nosotros, después de felicitarnos y agradecernos el aviso. Incluso nos perdonaron algún pecadillo pretérito y nos dijeron que nos iban a proponer para una medalla. El patrón les dijo muy finamente que no nos tocaran los cojones, que a ver si aún nos íbamos a meter en algún lío con los legítimos dueños y que disimularan en lo posible nuestra participación en el asunto, cosa complicada porque toda la frecuencia debía haber escuchado el mensaje. Tuvimos que ir a declarar a la Comandancia de La Coruña, donde nos dijeron que el contenido de los cuatro sacos que al final rescataron era coca, posible parte de un alijo que habían interceptado el año pasado. Fardos de 30 kilos, en su mayor parte arruinados por el tiempo pasado sumergidos. Claro que eso a nosotros nos dio igual, lo único que queríamos es que nos dejaran en paz y poder volver a salir en busca de las cuatro sardinas que nos dieran de comer.

Que somos pobres, pero honrados. Las desgracias nunca vienen solas.

sábado, 27 de febrero de 2010

Un 2010 destructivo

El 2010 viene golpeando muy fuerte. Primero, un terremoto nada más comenzar el año devasta Haití causando más de 200.000 muertos y cientos de miles de heridos, amén de una catástrofe ambiental en uno de los países más pobres del planeta.

Y hoy, cuando aún no ha acabado el segundo mes de este período, otro terremoto arrasa con buena parte de Chile, dejando más de 700 víctimas a su paso y una alerta de tsunami en la costa del Pacífico. Esta noticia me ha calado hondo porque tengo a mi abuelo, tía y prima viviendo en la zona del epicentro del seísmo y sigo sin saber de ellos. Cada minuto que pasa es mirar la televisión, leer el periódico, intentar contactar por los medios disponibles pero nada.

Esto me recuerda a la antesala de una película titulada 2012. ¿Tendrán razón los mayas?

**ACTUALIZACIÓN**: Tras casi tres horas de angustiosa espera, finalmente conseguí dar con ellos. Están muy asustados pero bien, sanos y salvos. ¡Qué susto y qué impotencia estar tan lejos y no poder hacer nada!

Esta entrada va dedicada a las víctimas del seísmo y a sus familias.

En el puerto de Sada

Dedicado a Gus, que me soporta aquí y soporta troleos en la wiki con entereza.

En las tardes de verano, el dique del puerto es un lugar muy concurrido. Más de una vez, aparte de los habituales paseantes, ciclistas y perros sueltos, cada metro de las rocas tiene como habitante a un pescador, que entre lance y lance hablan de todo, porque lo que es pescar, no pescan mucho.

El comentario de la jornada era la excepcional pesca que había traído el día anterior el Morcego, uno de los barcos del cerco que tienen su base en Sada. Con una suerte de tres pares, en vez de la habitual captura de sardinas o jurelos, el Morcego había matado una tremenda cantidad de albacora, especie parecida al bonito y que no es habitual por estas aguas. Subastada a la baja en la lonja de La Coruña, les había supuesto a los armadores y tripulantes del barco un buen pastón, el mes en una marea.

Y así estábamos todos, paseantes y presuntos pescadores de caña, con que si se la habían pagado a 30, a 35, a 40; que si las habían cercado ya pasado Ferrol, que no, que las habían cogido nada más dejar La Marola atrás, que si el maquinillo no podía con el copo y otra cantidad de mentiras, que nunca perdían un kilo de un comentario a otro.

Y en esto la flota pesquera estaba preparando la salida para la jornada del día. Más bien habría que decir la noche, ya que suelen salir entre cinco y seis de la tarde y volver para subastar al amanecer. Pues aquí tenemos a nuestros sufridos marineros, entre los que últimamente abundan más los naturales de Lima que los de Fontán, cargando el hielo, ordenando aparejos, colocando cajas, pero ninguno zarpaba. Mucho que sí para arriba, que sí para abajo, pero no se movía ni Zeus. Pronto se hizo evidente para todo el mundo que estaban esperando la salida del Morcego, cuyos marineros también se dedicaban al despiste con total tranquilidad.

Cuando el patrón del Morcego se cansó de marear la perdiz (ya veis que en todas partes cuecen habas), soltó amarras y enfiló el canal. Inmediatamente, todos los demás barcos del cerco, unos seis o siete, y más de una docena de embarcaciones menores de propina, largaron estachas y salieron detrás de él, para intentar averiguar donde iban a pescar. Como si la suerte que habían tenido se fuera a repetir o el patrón del barco tuviera un caladero secreto. Ganas de incordiar, en su mayor parte. El Morcego, al ver la jugada, viró y regresó a la dársena. Y con él, todos los demás. Vuelta a salir, vuelta a seguirlo. Y así unas cuantas veces.

Para entonces, todo el puerto estaba esperando el desenlace de la historia, con un vacile generalizado que para qué. En estas, el patrón del Morcego vira de golpe, abre válvulas a tope y con la popa hundida y levantando chorros de espuma con la proa, dobla la punta del espigón, ganándole unos metros a los demás y quedando oculto por este. Todo el resto de la flota sale detrás de él como perros de presa de una jauría. Y cuando los primeros perseguidores están llegando a la punta del dique, también a toda máquina, se cruzan con el Morcego, que a máquina lenta y con toda la parsimonia del mundo, vuelve a entrar a puerto como si con él no fuera la cosa.

Del ataque de risa que nos dio a todos los espectadores, los demás lo dejaron en paz. Alguno hubo que perdió la caña entre las carcajadas.

Es ocioso decir que no pescaron ni una albacora más, ni el Morcego ni ningún otro.

Así es el mar y sus gentes. Por lo menos en Sada. La coña marinera.

Gallego

Soy gallego, en el sentido más peyorativo de la palabra y en cualquier otro. Talmente como Rosa Díez es gilipollas, en el sentido más peyorativo de la palabra y en cualquier otro.

A la hoguera

...por hereje y diablillo.

Sé que la wikipedia siempre te sorprende porque tenemos una comunidad muy dispar pero como lo de hoy no tiene ni punto de comparación. Suerte que hay gente que aún hace uso del sentido común.

Resulta que hablando con un colega hoy por la mañana le consulté por si teníamos una política que regulase el uso de las firmas en los usuarios. Al percatarnos de que el antecedente más inmediato databa de hace cuatro años, me propuse a abrir un hilo en el Café para debatir sobre la ¿idoneidad? de hacer uso de imágenes de propaganda política y/o religiosa en las firmas. Por no decir que directamente ni mencioné la abolición de coloretes ni mensajes soeces. Y es que soy de la opinión de que puedes manifestarte como quieras, colgando la imagen de tu política favorita si te hace ilusión en tu página de usuario, pero pasearlo por todos los espacios de wikipedia me parece lisa y llanamente una forma de spam interno (llámese también proselitismo): le estás restregando al mundo entero lo que crees, es redundante, no aporta absolutamente nada y es, en algunos casos, excesivamente decoroso.

Apelando al sentido común, mi propuesta iba encaminada a regular -que no prohibir- el uso de este tipo de imágenes propagandísticas religiosas y políticas en las firmillas, pero hubo quien, como de costumbre, vio fantasmas donde no los hay. No faltaron los argumentos contrarios sensatos y respetuosos. Pero cuando ya comenzamos a desviar el hilo del tema (algo muy común, por otro lado, en esta casa) y tergiversamos comentarios de otras personas, es realmente indignante.

De lo más curioso de la jornada destaca la declaración de los DDHH (Derechos Humanos) que he "vulnerado" y por lo que seguro me condenarán por crímenes de represión y, sobre todo, de "censura": esta palabra se utilizó también de forma bastante desafortunada pero habitual en el meollo de la cuestión. Hubo también quien dijo que se estaba siendo intolerante hacia determinados colectivos. Bueno, para gustos colores.

En fin, que para algunos la propuesta fue disparatada. Y eso es realmente lo que me asusta. Me aterra expresarme libremente en el Café porque enseguida vienen los ataques. Me aterra pensar que aún en muchas cosas no hemos salido del Medioevo. Me da pánico pensar que se pueda malinterpretar algo que no tenía otra interpretación posible. Mencionar la política y la religión no debería ser un tabú en los albores del siglo XXI.

Y, para concluir, he de decir que no, que no fue disparatada. El que prácticamente la mitad de los que han opinado hasta ahora estuviesen de acuerdo conmigo y alguno incluso quisiera llegar más lejos, me da a pensar que el patio está dividido. No es la luz al final del túnel pero es algo. Y ese "algo" es por lo que merece la pena seguir luchando.

viernes, 26 de febrero de 2010

Diccioarmario 4

2012: año en que se acabará el mundo, según todos los frikis del planeta. Teniendo en cuenta lo que aciertan, se espera que sea la temporada de huracanes más suave de la historia. No va a volar ni un tejado de polideportivo.

América del Norte: y Amépobre del Sur.

Andalucía: no te quedes parada, mujer.

Araña: insecto de ocho uñas.

Chorizo: embutido político.

Clausura: regla religiosa que obliga a sus practicantes a la asistencia a todas las finales.

Colón: famoso descubridor de la lavadora

Cowboy: véase vaquero.

Cuarto: habitación sin derecho a medalla.

Deporte: majestuoso.

Dinero: ¡nero!

Entrenador: visite la ciudad marroquí.

Entropía: y salió atea. Cosas que pasan.

Fraga: bosque gallego compuesto de diversas especies de árboles, al que no hay forma de jubilar.

Fútbol: {{destruir|publicidad}}

Galileo: famoso científico originario de Palestina.

Galleta: terrorista gallego.

Homeopatía: el más rentable de los timos: agua a precio de oro ¿Porqué no se me habrá ocurrido a mi antes?

INEM: principal empresa del estado por número de desempleados.

Monja: tapa del docer.

Oración: ora descanso.

Percebe: gusano disfrazado de romano.

Perdón: eufemismo por jódete.

Prefecto: superior de una congregación que no se equivoca nunca.

Real Madrid: multinacional de prendas deportivas.

Recato: pruebo dos veces, por si acaso. La desconfianza gallega...

Remo: hermano de Rómulo que tenía una barca.

Respeto: vaca con pichi.

Si: afluente del Miñ.

Suspense: estudiante esperando la inevitable nota.

Talismán: y tal is woman. Y tal y tal.

Tartana: dulce hecho por nuestra nunca bien ponderada ex presidenta.

Torre de Hércules
: sufrido faro de La Coruña, con vocación de gaviota.

Vaquero: véase cowboy.

Vergüenza: artículo suprimido por falta de uso.

jueves, 25 de febrero de 2010

Desbibliotecarización: ¿una realidad?

No pude dejar de observar con cierto asombro que siempre que hay un conflicto gordo donde uno o más bibliotecarios están involucrados, comienza la cacería de brujas o, lo que es lo mismo, la demanda para quitar botones.

Se pide la cabeza de un grupo de administradores que aparentemente no sólo no han hecho buen uso de sus "botones" sino que además han cometido una serie de abusos por los que son condenados a la hoguera. Ni que decir que hace ya un tiempo hubo un caso -el único hasta el momento- de un bibliotecario destituido por el ahora extinto CRC. Justicia es decir que la comunidad, ya en ese entonces y apelando a WP:IN, había abierto un proceso que más tarde fue considerado antireglamentario.

Actualmente, sin embargo, existe cierto descontento hacia determinados bibliotecarios por X motivos. Sin ser catastrofistas, yo considero que las consultas deben prosperar. O quizás lo que hace falta es un mecanismo que sin ser necesariamente una consulta pueda dejar el camino libre a la destitución en casos graves de abuso de poder. En cualquier caso, soy de la opinión de que para que cuente con una mínima credibilidad y fuerza, ha de ser aprobada por no menos de un 75% de la comunidad. Es lo mínimo para garantizar cierta legalidad en el proceso. La pregunta del millón sigue siendo: ¿quién abrirá una consulta de desbibliotecarización? ¿qué argumentos se esgrimirán para ello? ¿la revalidación afectaría a todos los bibliotecarios o sólo a los que estén envueltos en situaciones polémicas o dudosas?

En fin, se ha avanzado poco en este aspecto pero las fichas se van moviendo. Puede que no estemos muy lejos de su aprobación. Vosotros, ¿estáis de acuerdo o no con que prospere la propuesta? ¿consideráis que estamos en el momento apropiado o debemos esperar? Desde luego, opiniones hay para todos los gustos.

Olas

Me pareció que la ola no era tan grande.

Por eso no le di importancia y seguí recogiendo percebes. Pero cuando me quise dar cuenta, estaba en el agua. Aislado en los acantilados de Mera, no tenía quien me echara un cabo, nunca mejor dicho. La succión del mar en retirada me había llevado lejos de las rocas, lo que en principio me había salvado la vida. Pero esto no duraría mucho si dejaba que la siguiente ola me estampara contra ellas. Sabía lo suficiente del mar como para no ignorar que la mayor parte de las muertes de los percebeiros no se deben a ahogamientos, sino a los golpes que la marejada te da contra las piedras. Tanto si son profesionales como furtivos en busca de unos euros.

Así que intenté nadar alejándome de la costa, luchando a la vez por desprenderme de las botas, que llenas de agua tiraban de mí hacia el fondo y dificultaban enormemente mis precarios intentos de mantenerme a flote. Pataleé furiosamente para sacármelas y en cuanto lo logré, nadé desesperado mientras me arrancaba el chubasquero. La siguiente de las Tres Marías me levantó en su enorme mole de agua e intenté avanzar hacia su cresta, solo sí conseguía atravesarla evitaría ser arrastrado por ella. Al pasar por dentro de la montaña de espuma, con la cabeza funcionando a cien, no podía dejar de pensar si ésta era la tercera o si detrás vendría su hermana.

Estas inmensas olas de mar de fondo suelen venir de tres en tres.

Aproveché el punto más alto del monstruo salado para echar una mirada entre la espuma que me cegaba. Murphy tiene razón. Detrás venía su compañera, amenazando con las huellas de su paso por los arrecifes. Estaba cansado, la forma física hacía tiempo que era un recuerdo y el frío me cortaba la respiración mientras nadaba intentando alejarme de las rocas y acercándome a la parca en forma de onda. Tenía que pasar por encima.

Si lo conseguía, habría un período de calma relativa antes de que se volvieran a formar las olas de fondo. Después sólo tendría que luchar contra la hipotermia y sesgar por la costa hasta encontrar un sitio por donde subir a tierra. Si lo conseguía.

No lo conseguí.

Los cientos de toneladas de agua me envolvieron antes de que pudiera superarla y me llevaron ensordecido por su rugido contra las rocas. Es curioso lo despacio que parece que pasa el tiempo en esos momentos, las cosas suceden en cámara lenta. Así, pude ver en primer plano cómo el agua se retiraba para dejar sitio a la ola que venía, fijarme en los pequeños mejillones adheridos a las peñas, en los percebes que iba a buscar, en las algas lacrimosas, justo antes de que la ola me matara contra ellas.

Por favor, decirles que me saquen de aquí, no sabía que el infierno era tan húmedo.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Cuba

Ha muerto un preso político cubano. Mantenía una huelga de hambre en protesta por las condiciones de su prisión, en la que llevaba encarcelado siete años. Quizás parezca un hecho menor, si se compara con los miles de muertos de las guerras en Irak, Afganistán, Somalia, etc. O con los muertos por la hambruna y las malas condiciones de vida de Haití, Laos, El Salvador y más etc.

Pero este hecho no deja de tener su relevancia comparativa, ya que Cuba es uno de los últimos bastiones del mal llamado comunismo. La revolución cubana, que aportó muchos de los líderes carismáticos de la izquierda mundial, lleva tiempo deshaciéndose en pedazos. Cuando uno se acuerda de Camilo Cienfuegos, de Ernesto Guevara, del propio Fidel Castro y de la revolución que encabezaron en contra del capitalismo salvaje y explotador que mantenía fundamentalmente los Estados Unidos en ella, no puedes menos que admirar su tesón y su lucha por cambiar las condiciones de explotación en la que se mantenía a su pueblo. Pero claro, esto fue al principio y ni siquiera entonces.

Es cierto que el cambio en la isla fue para mejor, aún ahora la nación se enorgullece de mantener a cero el índice de analfabetismo y el nivel de vida, dentro de las carestías que sufren, en un estándar soportable, sobre todo si se les compara con otros países de su entorno. Pero esto no quita para que la deriva hiciera posiciones intransigentes, fruto de su caída en el entorno de la extinta URSS, a su vez fruto del bloqueo que aún mantienen los USA sobre ellos, hayan hecho derivar la política isleña hacia una dictadura personalista, con todos los perendejes que las dictaduras llevan de añadido: opresión, encarcelamientos, falta de libertad.

Cuba y los cubanos, gente encantadora donde las haya, se merecen un espacio de democracia acorde con la cultura de la que hacen gala, con su pasado de luchadores por la libertad. Es necesario que los cubanos empiecen una nueva revolución, encaminada esta vez hacia la consecución de la verdadera liberación del pueblo, hacia el derecho que tienen (tenemos) los pueblos libres a equivocarnos por nuestra cuenta, sin que una economía y una política dirigida sea impuesta por nadie, sean estos sus propios «líderes» o los de los gobernantes de otros países ajenos.

Y en este camino la ayuda que los españoles y nuestros gobiernos puedan aportan será inestimable. El propio Franco, poco sospechoso de ser un rojo peligroso, a demandas del embajador estadounidense de turno para que apoyara el bloqueo de la isla, le contestó: «mire Vd., es que para los españoles los asuntos de Cuba son asuntos de familia». Nuestra familia en el Caribe, en la que muchos tenemos parientes, se merece ahora más que nunca nuestro apoyo. Cuba es la Perla del Caribe, seamos nosotros los que contribuyamos a su desarrollo, salvando las cosas buenas que la revolución aportó en su momento y añadiendo las que la democracia les puede sumar.

Hace mucho que se lo debemos.

¡Viva Cuba Libre!

martes, 23 de febrero de 2010

700

Hoy he llegado a los 700 artículos creados en la Viquipèdia, muchos si se los compara con los que tengo en la wikipedia en español (menos de 200) y más si cabe si se tiene en cuenta que no es mi lengua materna y en "teoría", sólo en teoría, debería costarme más.

Pero bueno, yendo al grano, estoy contento. Dicho así parece que fuese el resultado de una competición de a ver quién la tiene más grande pero no es así. La verdad es que para mí esta cifra significa mucho si se tiene en cuenta que hace menos de tres años no se me había ocurrido la idea de editar fuera de la wikipedia en español. Tenía una mente cerrada en relación a ciertas lenguas, quizás por ignorancia, y queda mal decirlo en un filólogo pero es verdad. He tenido que leer que muchos en broma y otros un poco más en serio se toman el tema de la lengua como si se tratase de política. Y es que es inevitable. La política forma parte de nuestras vidas, es imposible negarlo. Nunca más a cuento viene el famoso libro que tanto me ha gustado leer y cuyo detenido análisis os recomiendo: The Handmaid's Tale, de la autora canadiense Margaret Atwood.

Sin irme mucho por las ramas, uno no sabe las vueltas de la vida. Hace cinco años no vivía en Cataluña, no conocía la wikipedia ni me hubiese imaginado editar en una lengua de la que poco o nada había sentido hablar del otro lado del charco. Pero así son las cosas. Ayer, sin ir más lejos, me animé a hablar el catalán con desenvoltura entre amigos de Barcelona. Por algún motivo, mis ediciones en la Viquipèdia han eclipsado al que un día fuera mi principal y único sitio de trabajo. Pero tranquilos, que mientras el tiempo me lo permita, seguiré repartiéndome tanto como pueda.

Para acabar, sólo disculparme por el tono personal, egocéntrico o como sea de esta entrada. Al mismo tiempo, quisiera agradecer a muchas personas que han hecho posible que me sienta como en casa y sin cuya confianza no habría llegado ni a la mitad de lo que he hecho. Ellos bien saben quienes son. Mercí i a per més!

viernes, 19 de febrero de 2010

Diccioarmario 3

Abogado: muerte sucedida al quedar sumergido por legajos.

Anarquía: sistema político donde las cosas no son reguladas por ningún tipo de gobierno, como en la actualidad.

Bala: voz de la oveja con mucho peligro.

Bárbaro: estupendo habitante de las fronteras.

Barco: embarcación tendida entre dos pilares.

Beato: instrucción ciudadana para que no te pierdas una.

Bicicleta: futuro vehículo personal de la mayor parte del mundo mundial. El otro será los pies.

Carcamal: no necesita definición. Si eres un carca, todo está mal.

Cuñado: hijo de la misma suegra. Un horror.

Cura: señor al que todos los niños llaman padre, menos los suyos, que le llaman tío.

Espía: de misa diaria.

Equilibrista: ciudadano normal ante la combinación de facturas y nómina.

Exacto: antigua parte de una obra de teatro.

Frío: forriente de fagua que va a dar al far.

Filiembustero: dícese de los miembros del gobierno, en cualquier nación.

Gurú económico: señor que pontifica de economía como si la hubiera inventado; cuya mayor afición suele ser reducirlo todo, menos la pasta que gana por equivocarse.

Huno: pueblo oriental, gran enemigo de los Dhos.

Justicia: departamento de diversión del estado, o eso creo, porque todo el mundo dice que es un cachondeo.

Matrimonio: principal causa de divorcio.

Meridiano: línea imaginaria que está muy clara.

Militante: ciudadano en espera de un cargo.

Misa: sociedad anónima de mi propiedad.

Musa: ente que inspira el arte a los autores y que a servidor lo tiene evidentemente discriminado.

Noé: patriarca bíblico inocente.

Noviazgo: período de tiempo en que una pareja ensaya las broncas que tendrán después de casarse.

Paralelo: línea imaginaria que pasa por Barcelona.

Pene: órgano sexual masculino que normalmente da lástime.

Peseta: antigua moneda terrorista. Aunque para terrorismo el del euro.

Poesía: arte de combinar las palabras para que produzcan un efecto agradable para el editor.

Porro: cánido de la familia de la marihuana.

Salón: (spanglish) acción de encender la televisión aprovechando que te vas.

Soltero: y solo en la vida. Quien me diera.

Tarot: juego de cartas que predice el futuro: la sesión son veinte euros o 1,39 el minuto, impuestos incluidos. En esto siempre aciertan.

Unido: partícula que añadida a un nombre de país, organización, etc., significa que no lo está.

Vegetariano: persona que no come productos animales, obviando que las lechugas también tienen su corazoncito.

martes, 16 de febrero de 2010

Estupefacto

Hablaba del tiempo con mi amiga Zuléima, una encantadora chica nicaragüense, siempre con una sonrisa en la boca, ¿A que soy original?

El caso es que comentábamos los efectos del último temporal, la madera derribada en los montes y aún sin recoger, las líneas eléctricas a medio reparar y estas cosas, cuando le dije que en su tierra estaban servidos de líos, con los terremotos, los huracanes, la guerra.

Bueno, de la guerra te defiendes, me dijo con toda tranquilidad. No os podéis imaginar la cara de pasmo que me quedó. Quizá porque soy muy fatalista y los desastres naturales los veo como algo inevitable de lo que no te puedes preocupar, ya que no tienes ningún control sobre ellos. Pero la guerra, algo perfectamente evitable en casi todos los casos, tiendo a considerarla como un horror de primera división.

Me temo que desde este lado del charco no nos damos cuenta del calvario que han pasado algunos de estos países para considerar la guerra como un mal menor, al lado de otras cosas que son inevitables. Porque ella me lo decía en el mismo tono con el que comentábamos si llovía o hacía sol, con la tranquilidad de quien no considera la guerra como algo excepcional, sino como una parte del paisaje. Esto puede ser fruto de su edad, se tuvo que comer la revolución sandinista, la contra y la recontra, con las alegrías que podéis suponer. O no. Creo que no las podemos suponer. Sobre todo cuando empecé a pensar que las cicatrices que tiene en los brazos no son de un accidente en moto, sino fruto de esta guerra que con tanta tranquilidad recordaba. La verdad es que no me atreví a preguntárselo.

lunes, 15 de febrero de 2010

¿Un mal día?

Dicen que un mal día lo tiene cualquiera, pero yo no creo ni en los viernes/martes 13 ni en eso de pasar por debajo de las escaleras o al lado de un gato negro. No voy a negar que a veces me puede la superstición pero, en líneas generales, soy bastante escéptico.

Bien, a lo que iba. En esta entrada no reflejaré necesariamente un caso real pero sí con tintes verídicos. El otro día, cuando me disponía a reflexionar sobre hasta qué punto somos herederos de acontecimientos pasados, me vino a la mente una historia sobre un chico (chaval, le dicen aquí en España) que tenía un examen muy importante a primera hora de la mañana y había programado el despertador para las 7 am. Hasta aquí bien. El hecho es que el dichoso despertador no sonó y, cuando se quiso acordar, se le había hecho demasiado tarde aunque aún estaba a tiempo de llegar. Claro, tuvo que privarse del típico café de las mañanas y se vistió tan rápido como pudo, sin siquiera poder ir al aseo. Pobre chico, ¿no?

Bien, la cuestión es que a medio camino se da cuenta de que se había dejado el documento - condición sine qua non para hacer el examen - en casa. Así que, como no tenía alternativa, dio marcha atrás y regresó a su casa a buscar el dichoso DNI. Bien, llega, busca entre el majestuoso desorden de su piso y, para su asombro, lo encuentra donde menos se lo esperaba, en la nevera. Lo recoge, va a toda prisa y decide ir en coche para acortar tiempo. Era demasiado tarde para ir a pie y muy pronto para el siguiente metro. Una vez había salido, se percata de que al dar el portazo, y con las prisas, se había dejado la llave dentro de casa y, en ella, el abrigo. Fuera hacía lo menos 0º C. Pero bueno, ya no podía perder más tiempo, así que decidió trasladarse tan rápido como pudo hasta el coche cuando nota que el permiso de aparcamiento le había caducado hacía media hora y ya le habían multado.

Una vez en el coche, lo enciende y pone rumbo a la universidad. El examen había comenzado haría diez minutos. A mitad de camino encuentra que en la carretera se habían desplomado unas piedras de las montañas vecinas. Evidentemente, el tráfico estaba cortado y ahora sí que no parecía cambiar para bien la situación. Conforme pasaban los minutos, comenzaba a perder más y más la paciencia. Intenta llamar a su amiga, que por estar haciendo el examen tenía el móvil apagado, y, como era de esperarse, ésta no le contesta. Este chico, por consiguiente, y ya de muy mala leche, se baja del coche y al asegurarse de que la situación no tenía pinta de cambiar a corto plazo, aparca el vehículo contra un borde de la autovía.

Acto seguido, se baja y, como ya había pasado media hora y el examen duraba 120 minutos, poco podía hacer. Una pena, porque era la asignatura que mejor preparada tenía y ahora tendría que esperarse seis meses. Si a esto le sumas que se puso a nevar, lo tuvo más crudo todavía.

Ahora bien, hasta aquí podríamos concluir que más que levantarse con el pie izquierdo alguien le había hecho un maleficio. Pero no. Resulta que tras estar toda la mañana renegando de su suerte, al llegar a su piso y tirar la puerta abajo (ni se esperó al cerrajero), encuentra un mensaje en el contestador. En éste podía escucharse: Hola cariño...soy tu madre, dim..dime que por favor te encuentras bien, contesta, por favor, no coges el móvil, estoy preocupada.

El joven, sin percatarse de lo que trascendía, llamó a su madre. Tras hablar con ella, enciende el televisor y se lleva la desagradable sorpresa de que precisamente en su universidad, en su clase y en la hora en la que tendría que haber estado dando el examen, hubo una fuga de gas y no se encontraron supervivientes.

Tras esto, ¿se podría concluir que el dicho tradicional de que no hay mal que por bien no venga aplica en este caso? ¿Puede esto significar el final de la ley de Murphy? ¿Tuvo tan mala suerte como pensaba o, por el contrario, fue el hombre más afortunado del planeta? ¿Perdió un examen o aprobó el seguir viviendo? ¿Qué pensáis? ¿Conocéis de algún caso parecido?

domingo, 14 de febrero de 2010

Diccioarmario 2

Aeropuerto: lugar elegido por el común de los mortales para pasar sus primeros días de vacaciones.

Aseguradora
: entidad que cubre un riesgo por una sola vez. La siguiente te han echado.

Bach: compositor que pone música y flores a los timos.

Brújula: viéjula que va montada en una escóbula.

Budismo: sistema religioso que propugna la disolución del alma humana, como si esperar no fuera suficiente.

Burro: animal constantemente difamado al comparar al género humano con él.

Cartografía: (del gallego cartos: dinero y del takitiano grafos: letra de cambio) Ciencia empleada por las entidades financieras para buscar donde sea como cobrarte lo que te han estafado...

Cultura: defecto de la sociedad que la política intenta erradicar.

Dalai Lama: líder levitante del Nepal. Sus súbditos ya levitan por si mismos. El hambre, mismamente.

Democracia: sistema de gobierno que tiene a su favor que los demás son peores. No por ello es bueno. Pero es lo que hay. Reclamaciones al maestro armero.

Dios: ser del cual estamos hechos a su imagen y semejanza. Menudo capullo debe ser.

Droga: sustancia que altera la conciencia y que los gobiernos intentan prohibir, salvo las que tienen en monopolio.

Eufemismo: arte de llamarle negro a un negro sin decirle negro. No se que será peor.

General: cargo militar dispuesto a verter hasta la última gota de sangre de los demás por la Patria.


Libertad
: derecho humano inalienable para hacer lo que el gobierno te permite.

Oprichnina: dícese del bibliotecario de la wikipedia. Yo no he sido.

Patria: o muerte. Pues no se con cual quedarme.

Paz: estado de los pueblos que han trasladado sus guerras a otros países.

Perdiz: ave susceptible de marearse a las primeras de cambio. El tratamiento con escopolamina está desaconsejado.

Premio Nobel de la Paz: sección de los premios de su nombre que se dedica a quedarse con el personal. Cachondos que son los suecos.

Rama: lama, ding, dong.

Romanticismo: movimiento literario que elevaba a lo excelso el canto al amor, mientras morían de sífilis.

Ros: gorro militar.

Sacerdote: sociedad anónima de cría de porcinos avalados. Si tengo que explicarlo, lo borro.

Sandía: fruta del santo de la jornada.

Santo:
1ª (Antes de Juanpa II) Individuo que puede ser perfectamente un asesino, ladrón, pederasta, etc., pero que ha hecho mucho por propagar la fe católica.
2ª (Durante Juanpa II y posteriores) Individuo igual a los anteriores, pero nombrado de 200 en 200.

Sibarita: voy yo. Si no va Rita, me quedo.

Silencio: se rueda, dijo un neumático.

Sordo: ¿cómo dice?

Tecnología: logia masónica amante del sonido electrónico.

Televisión: sistema de transmisión de publicidad.

Terrorista: individuo dedicado a matar a los que piensan. Ellos no lo hacen. La envidia, ya sabes...

Vida: intervalo entre la nada y vaya Vd. a saber.

Zen: dez dezenas.

jueves, 11 de febrero de 2010

Banca


Nuestros queridos y nunca bien ponderados bancos están haciendo balance. Después de ver los resultados que presentan, con beneficios millonarios en mitad de la crisis, uno no puede dejar de preguntarse en qué mundo vivimos y de dónde sacamos esta paciencia a prueba de bombas que exhibimos.

Los bancos, tanto los españoles como los de otros países, son los directamente responsables de la actual crisis que vivimos. Créditos salvajes a cualquiera, todos conocemos a chavales de 20 años comprando piso y Audi A3, actualmente embargados.

Especulación financiera, cuánto daño hizo Madoff y Cia. entre los corrillos de ricos, que miraban por encima del hombro al común de los mortales con su superioridad en facilidad de inversión y altos intereses, que teóricamente se repartían entre ellos y los demás a mirar, aunque al final se vieron atrapados en una pirámide, estafa más antigua que el propio dinero.

Malversación de fondos, qué otra cosa se puede pensar de los créditos a empresas de amiguetes que luego no fueron devueltos, ni se devolverán.

Prejubilaciones a los 55 años a sus empleados, para que sus pensiones fueran soportadas por el Estado, es decir, por todos; mientras presentaban beneficios aún más altos que los que presentan ahora.

Apoyo descarado a las empresas que conformaron la burbuja inmobiliaria, con sobretasas de los pisos que hipotecaban, qué problema hay, caballero, si el piso vale 10 millones y se lo venden por 20, nosotros no tenemos ningún problema en tasárselo por 30 para darle dinero hasta para cubrir los gastos del notario y unas vacaciones en Canarias. Ahora los pisos han vuelto a valer 10, pero el personal está hipotecado por 30, no encuentran a quien venderlo y el sueldo de las familias no pasa de los 2.000 euros, todos los miembros incluidos, mientras que la letra del pisito que no tenías problemas para hipotecar ya alcanza los 1.500.

Y así estamos todos, viendo como unas empresas particulares se forran a nuestra costa y la crisis sólo la soportamos los de siempre. ¿Particulares? Según como se mire. Porque estos usureros que nos desangran son sociedades por acciones, cuyos principales accionistas y controladores directos de la susodicha sociedad, no tienen por encima del 4% del valor de las acciones. Es decir, Botín & Cia. no son en realidad los dueños de las empresas con las que especulan, sino únicamente sus principales accionistas, ya veis con que ínfimo porcentaje. A los demás accionistas una caja de bombones en la Junta General y tirando millas.

En fin, que estando en el poder un partido que se llama socialista, debería hacer honor al nombre y, de todas las cosas dignas de ser socializadas, que las hay y a patadas, los bancos son los primeros que debería socializar.

La banca está conformada con el dinero de todos, sus accionistas somos todos, sus pérdidas son enjuagadas por todos, sus empleados son jubilados con nuestro dinero, sus planes de salvación son soportados por todos, sus indemnizaciones millonarias y jubilaciones de ejecutivos, son igualmente costeadas por todos. Pero los beneficios son repartidos por unos pocos, y entre ellos nada más, mientras que el Estado (todos) no ve un duro de ellos.

Siempre he desconfiado del Estado, no veo nada bueno en él, pero en este caso lo que veo es una sangría continuada al erario público, hacer que cese y nacionalizar la banca sería lo que un gobierno socialista debería hacer, con dos cojones.

Nacionalicemos la banca, estudiemos los créditos concedidos por ella para adaptarlos a los tiempos que corren, eliminando de paso los vergonzosos sueldos autoconcedidos a sus ejecutivos y hagamos que el dinero de todos revierta en beneficio de todos. Así podríamos, entre otras cosas, prestar dinero a quien de verdad lo necesita y que actualmente no reciben un euro: la pequeña y mediana empresa y los autónomos, que son los que dan el 80% de los puestos de trabajo y que actualmente se ven abocados a cerrar al habérseles cortado todos los grifos crediticios, ya que nadie les apoya en lo más mínimo. El apoyo a estos colectivos, que soportan la mayor parte de la economía del país, es lo que hará que salgamos de la crisis. Si además lo sumamos con un decidido apoyo por parte de esta banca estatal al I+D+i, podríamos poner la base para salir de esta crisis y evitar una futura. El apoyo a los grandes bancos y cajas lo único que logrará será que estos salgan de la crisis, pero los españolitos de a pie sigamos instalada en ella. Acabemos con quienes nos desangran y hagamos que el Estado haga lo que en teoría dice hacer: el mayor bien para la mayor parte.

Y si tuvieran el valor de hacer esto, no deberían preocuparse de los resultados de las elecciones. Con el cariño que todos le tenemos a la banca, en las próximas arrasarían.

miércoles, 10 de febrero de 2010

En Galicia, mismamente

Galicia es un lugar maravilloso. Qué voy a decir yo. Su clima, su cultura, su gastronomía, sus gentes. ¿Sus gentes? Unos angelitos, en su mayoría. Claro que las excepciones son para darles de comer aparte.

¿A qué viene esto? A que se nos ha perdido un muerto. Recapitulemos. Un conocido constructor (conocido en su empresa, a la hora de pagar la nómina), bastante forrado de cartos, no tuvo mejor ocurrencia que morirse. Hasta ahí bien. O mal, pero visto desde el lado del finado. El caso es que este buen señor la palmó y los deudos del caballero procedieron a repartirse la herencia de acuerdo con las disposiciones testamentarias y tal, Pascual. Pero en esto entró un tercero en discordia. Resulta que nuestro protagonista había tenido una juventud algo agitadilla y de resultas de la cual tenía un hijo fuera del matrimonio, algo que por estos lares es bastante corriente. La existencia de este hijo y la paternidad del difunto era algo conocido por todos, incluida la familia legítima del señorito. La cosa no había tenido mayor dificultad, ya que el caballerete en cuestión siempre había mantenido tanto a la madre como al hijo. Pero por desavenencias entre las dos familias, putadillas familiares, dimes y diretes, el hijo a mayores decidió reclamar para sus hijos, véase los nietos del fallecido, la parte proporcional de la herencia que le correspondía, a la cual, según las muy democráticas leyes bajo las que vivimos, tiene perfecto derecho.

Pues bien, tenemos aquí al presunto hijo en el juzgado de guardia presentando reclamación de herencia. El juez del susodicho juzgado abre las diligencias correspondientes y, ante la negativa de los familiares vivos del constructor a dar una muestra de sangre para comparar el ADN del reclamante con el de los reclamados, ordena la apertura del nicho donde había sido exhumado, al objeto de tomar muestras del ADN del propio fallecido. Imaginaros el planazo para la mañana. Juez, forense, guardia civil, deudos en A, deudos en B, enterrador, cura y demás curiosos que nunca faltan, se dan cita en el cementerio para proceder a la apertura del nicho. Nicho convenientemente señalizado con su lápida y su canesú y en donde todos los que habían asistido al funeral y posterior entierro, vieron depositar el ataúd. Y cuando están en ello y se retira la lápida, se encuentran con que el nicho está vacío, la lápida con muestras de haber sido manipulada y con restos de silicona fresca. Conclusión apresurada por parte del juez, que de tonto no tiene un pelo: la familia del difunto se ha llevado el cadáver para evitar las pruebas de paternidad.

¿Y dónde pudieron poner al finado, ya que guardarlo en el salón comedor no es una opción muy agradable? Lo primero que piensan es que han dado el cambiazo y lo han metido en otro nicho, suponiéndose que sería en alguno de los que están vacíos en el propio cementerio. Pero al revisar la benemérita otros nichos, descubren silicona fresca en varios, con lo que se produce la confusión buscada por los autores y, aunque se procede a la apertura de algunos, el féretro no aparece. Mosqueo generalizado, alegres comentarios entre los deudos en A y B, menciones de madre incluidas y la cosa quedo así.

En estos días se ha procedido a la apertura de nuevos nichos, pero el finado sigue de parranda y la cuestión de la paternidad, sin dilucidar.

La verdad es que yo, si fuera el juez, ante la falta del muerto habría declarado la obligatoriedad de las pruebas para los familiares vivos de este señor, o directamente declarado al reclamante hijo del fallecido, ya que la desaparición solo beneficiaría a los hijos legítimos y esta obstrucción a la justicia sería igual que una confesión de parte. Sobre todo teniendo en cuenta que como ya os he dicho, todo el pueblo, la comarca y hasta el Papa de Roma sabían fijo, fijo, quien era el padre de este señor.

Cosas de la Galicia profunda. Si encontráis un muerto suelto por ahí, avisad al juzgado de Corcubión. O a La Voz de Galicia.

domingo, 7 de febrero de 2010

Diccioarmario

Alambre: estado en el que se encuentran los ciudadanos. De cualquier país. Es contracción. Estomacal, mayormente.

Autónomo: híbrido entre empresario y trabajador, con el resultado que es de esperar.

Banco: entidad encargada de cobrar el impuesto a la estupidez humana.

Bolsa: o la vida. Literalmente.

Casino: tal vez, es posible.

Crédito: eufemismo por esclavitud. Es modernismo.

Dieta: parlamento japonés encargado de que no tengamos más que sushi para comer.

Economía: la más cómoda de las ciencias, sólo explica las cosas a toro pasado.

Empresa: conjunto de fabricantes de deudas.

Estado: idea que, sin ningún fundamento real, se mantiene en las cabezas de los votantes. Su estudio está clasificado como pseudociencia.

Frenopático: mi caaaaasa.

Guerra: acción tomada por un país contra otro al objeto de sanear sus finanzas.

Hipoteca: contracción del diafragma de madera de importación, que suele dar lugar a fuertes dolores de cabeza.

Historia: ciencia de contar las cosas como nos gustaría que hubieran pasado.

Hombre: una de las dos formas principales del contribuyente.

Lista cerrada: ¿o qué te creías?

Mujer: ¡cuánto tiempo sin verte! ¿Qué es de tu vida?

Nacionalismo: delirio humano basado en que la piedra del borde del camino que pasa por delante de mi casa es mejor que la misma unos kilómetros más allá. Desarrollado más o menos a principios del siglo XIX, sirve para sustituir el motivo de guerra tradicional del honor del Rey por uno nuevo, ante la falta de reyes o de honor. Forma parte de la lista de la OMS de enfermedades por erradicar, así que lo llevamos claro.

Organización Mundial de la Salud (OMS): organismo internacional que vela por que todos estemos enfermos. Por decreto-ley.

Política: ciencia encaminada a que el ciudadano crea que se le tiene en cuenta para algo.

Religión: instrumento para la mayor alienación ciudadana, de probada eficacia. Utilízase también despectivamente.

Secta: religión con insuficiente número de fieles. Es susceptible del ascenso a división de honor si es apoyada por un actor de Hollywood.

Sexo: droga y rocanrol.

Sindicato: entidad para la defensa de los intereses de su dirigentes y de los trabajadores de empresas de más de mil empleados.

Sujeto pasivo: todos.

Tas: yunque de platero.

Tasador: perito independiente que valora las propiedades tal como el banco le indica.

Vacaciones: ¿qué es eso?

Votación: proceso democrático al objeto de que todo siga igual.

Wikipedia: foro de internet donde se discute cómo escribir en castellano sin hacerlo en español. O vicetiple.

viernes, 5 de febrero de 2010

Manifiesto sobre WM-ES y WM-CAT

Esta semana, ni más ni menos, se ha alcanzado un clima inestable, de dimes y diretes, sin llegar a ningún acuerdo en concreto en lo referente a los futuros capítulos de Wikimedia-ES y Wikimedia-CAT (en adelante, WM-ES y WM-CAT) y, en su caso, de la convivencia de ambos.

Planteamientos que mezclan temas políticos con culturales son los que, a mi modo de ver y el de muchos otros, dificultan el avance de los chapters. Y es que la cultura y la política, sea del corte que sea, son tan mala combinación como el agua y el aceite. Aquí surgen viejos paternalismos, sentimientos de que un grupo implica necesariamente la absorción del otro, y un clima de tensión que gira en torno a reivindicaciones que no reflejan otra cosa sino la falta de sentido común.

El nombre y la etiqueta es lo de menos, o debería serlo. La cultura, la difusión del conocimiento libre y las aspiraciones de universalismo son las que han de prevalecer sobre ciertas actitudes encontradas. Quisiera aprovechar esta entrada para definir lo que considero que es un enfoque equivocado y, si me permitís, hasta de tintes dantescos, que rayan lo grotesco. No estamos en las trincheras, no somos enemigos, buscamos exactamente lo mismo pero elegimos diferentes caminos. Ahora bien, ¿son excluyentes el uno del otro? Apelando a un concepto existencialista, y no por mencionar a Jean-Paul Sartre, pero "eso de primero vivo, luego existo", ¿aplica en Wikimedia?

¿Hasta qué punto es lícito justificar la existencia de un capítulo en función de la lengua o del territorio? Si apelamos al carácter territorial de los local chapters, podríamos decir que si realmente se cuenta con una infraestructura suficiente como para que ambos puedan co-existir, incluso en mutua colaboración, pues entonces no veo ningún problema. Y, podría incluso establecerse un paralelismo con el tan citado caso de "ansiedad de influencia" del crítico estadounidense Harold Bloom, tomando como base el psicoanálisis freudiano sobre la conducta paternalista de los seres humanos, especialmente del género masculino. Nótese la escasa, por no decir inexistente, participación femenina activa en el proceso que nos ocupa. Y podríamos incluso ir más lejos y comparar el caso de WM-CAT con el citado complejo de Edipo o, porqué no, el de la propia WM-ES. Gilbert y Gubar propusieron en 1979 ese mismo modelo aplicado a la necesidad que tiene un escritor/entidad cualquiera de reducir a la otra para salir a flote; véase sino la famosa lucha de clases marxista, en su estricta aplicación wikipédica.

Ha llegado el punto de madurar, de mirar hacia adelante, de olvidar rencillas y/o antiguos conflictos que no hacen más que dañar la imagen de un grupo y del otro. Dejemos ya, pues, de discutir sobre quién es más multilingüe, quién más/menos centralista, o quién más/menos regionalista. Ha llegado la ocasión, señores, de trabajar juntos, de superar esta etapa de confrontación y de asumir la responsabilidad que nos lleva a interesarnos por el bien del conocimiento, sin barreras territoriales, políticas ni lingüísticas. Todo aquel que no sea capaz de perseguir ese objetivo más allá de sus propias convicciones - que son tan respetables como las de cualquiera - entonces no es capaz de ver más allá de su propio tejado. Digamos adiós al ego, si no somos capaces de ponernos de acuerdo, entonces evitemos la confrontación y concentrémonos en lo que realmente importa. Cualquier otro esfuerzo para revertir esta acción significará necesariamente que todo habrá sido en vano.

Góngora dixit.

jueves, 4 de febrero de 2010

Duda (II)

El modisto, diseñador y arrugabella Adolfo Domínguez ha destapado el frasco de las esencias y nos ha regalado una hermosa declaración: el despido debe abaratarse y se deben adelantar las elecciones. Creo que todos deberíamos tomar muy en serio estas declaraciones. No porque el ínclito Adolfito Hitl.... Domínguez sea un guru de la economía, ni un empresario modelo, ni un reconocido político. No. Lo deberíamos hacer porque revelan una actitud o dos que son contagiosas entre la peña que cree o está en posesión de un poder económico y/o/u/f mediático.

Analicemos la jugada. Tenemos aquí a un señor cuyo único mérito es haber levantado una empresa textil. Lo cual le presupone una cierta experiencia en el corte y confección, en el diseño de moda, en las cadenas de montaje. Experiencia adquirida tras haber deslocalizado sus empresas a China capuchina, haber recibido subvenciones del Estado y de la autonomía y haberse aprovechado lo máximo posible de la pasta de todos. Y ahora este sastre se considera con derecho a decirnos a los demás lo que se debe hacer para solventar la crisis.

Abaratemos el despido, así podré despedir a empleados con años de dedicación a mi empresa, pero que me resultan caros; así podré contratar otros más jóvenes, a los que pagaré mucho menos y que además estarán asustados ante la posibilidad de perder el puesto de trabajo que les dé, por aquello de la crisis galopante. Adelantemos las elecciones, así habrá una oportunidad de que gane la derecha cerril que tenemos y así me darán más subvenciones y me reducirán los impuestos y podré sacar más pasta. Con total desvergüenza. En fin, es lo que está haciendo la mayor parte del empresariado español, cuya cabeza visible es especialista en pufos, morosidades, despidos y estafillas variadas, un perfecto representante de la clase empresarial española.

Pero analicemos también otra cosa. Si yo hago unas declaraciones de este estilo no salen publicadas en ningún medio, excepto en este y porque me lo publico yo solito, Góngora mediante. Sin embargo para los medios tradicionales yo no tengo ningún interés, no tengo grado académico ni experiencia en economía como para que se considere ni siquiera por encima mi opinión del tema, por lo que ningún medio la va a reflejar ni en broma. Entonces ¿por qué reflejan la de este señor? ¿Qué visión nos puede dar este caballero (cuya única experiencia en el tema es haberse aprovechado del Estado y de sus trabajadores) de la economía o de la política? Por encima de la de otro cualquiera, me refiero, todos podemos tener nuestra opinión y expresarla, tú, yo o el vecino del quinto. ¿Por qué cuando un individuo, cuya única portación a la humanidad es haber arrugado unos pantalones, despotrica tan alegremente sobre cuestiones tan polémicas los periódicos, radios y televisiones pierden el culo por reflejarlas?

Ya veis, estos son los empresarios que tienen que sacar al país de la crisis creando empleo y éstos los medios que nos ofrecen las noticias. No sé si habrá alguna relación, pero siento una sensación extraña..., espera que lo piense..., creo que ya la voy sintiendo mejor, si..., son náuseas.

martes, 2 de febrero de 2010

Idiomas



Es curiosa la actitud con los idiomas en este país, antes España. La teoría y el sentido común indican que cuantos más idiomas hable uno, mejor. Así, si uno es hablante nativo o adquirido de inglés, de alemán, de francés, uno tiene una ventaja respecto a los que no los hablan. Pero esto no se cumple exactamente si uno es un hablante nativo de gallego, de euskera o de catalán. Si uno ha tenido la suerte de conocer estos idiomas, va a tener que lidiar con barreras e imposiciones en cualquiera de los casos. Aunque estas sean distintas, dependiendo de cual lengua hablemos, pero iguales si atendemos a sus causas. La causa fundamental es nuestro querido y nunca bien ponderado «necionalismo» y la pleitesía política que se le rinde.

La última que tenemos que soportar es la ocurrencia del tripartito catalán de imponer unas cuotas de doblaje a las películas que se exhiban en Cataluña. Una vez más, se trata de una intromisión política en la libertad individual de las personas, en la economía de mercado, a la que tanto quieren, y en una nueva muestra de incorrección política, aunque políticamente correcta, eso sí. Lo políticamente correcto es otra peste, pero ya hablaré de ello otro día.

El caso que nos ocupa hoy es el de los idiomas y el cine. Así que decidme, os lo ruego (esto lo saqué de Mujercitas, vía las memorias de Groucho) ¿por qué hay que imponer una cuota de traducción o de subtítulos? ¿Por qué hay que meterse en el negocio particular de cada uno, imponiéndole exhibir en un idioma u otro? Ya hay cines que programan películas en catalán, pero estos tienen una cuota de espectadores bajísima en relación con el total, con lo que ésta sería también una imposición a los espectadores, a los que les resultaría más difícil encontrar el idioma que prefirieren actualmente. ¿Qué problema hay en que una persona hable catalán con sus amistades, vea las pelis en castellano y lea la prensa en francés, por eso de que Le Canard Enchaîné está muy bien? O que vea el cine en catalán, hable en castellano y no lea porque le cansa la vista. O que haga lo que le dé la gana sin que el gobierno se meta en las pocas opciones de libertad individual que nos quedan.

Una nueva vergüenza necionalista. Al final, como todo el necionalismo, lo que conseguirán es que en vez de tener una gran parte de la población orgullosamente bilingüe, tengamos enfrentamientos por las lenguas. Bueno, ya lo están consiguiendo. Dividir, en vez de aunar. Lo propio cuando se deja a los políticos lo que debiera ser exclusivo patrimonio de cada uno. Lo propio cuando se sigue borreguilmente a unos señores incapaces de pensar más allá de las próximas elecciones. Y así anda todo.