lunes, 10 de enero de 2011

Comunicados de ETA

¿Estamos de coña? Debe ser eso. Porque lo de que la panda de golfos de ETA suelte un comunicado con los gritos de ordenanza, y la plana mayor de opinadores públicos, políticos y asociaciones de viticultores se pongan a largar de lo fiable de sus palabras, debe ser una broma que nos hacemos unos a otros, como hablar del tiempo en los ascensores.

A ver si no perdemos de vista un hecho fundamental: ETA es una banda mafiosa, dedicada a la extorsión de empresarios, con unos cuantos millones de rehenes. Bajo el chantaje más antiguo del mundo: o me das dinero o te mato, viven como reyes sin dar un palo al agua. Luego se rodean de una parafernalia retrógrada, independentista, socialista, fascista, victimista, ista, ista, ista... Pero esto no pasa de ser como la liturgia y libros sagrados de una secta cualquiera. Eliminada la liturgia, los derechos inalienables que dice defender no merecen una discusión de taberna. Son cuestiones corrientes que en cualquier otra parte se tratan sin mediar un grito, no digamos un disparo.

Entonces ¿a qué tanto alboroto? A la banda le va mal, se le caen apoyos por todas partes y esto empieza a ser evidente a cualquiera. Por tanto, buscarán una salida personal para los de arriba, abrocharán la pasta que puedan y se irán a un exilio dorado, dejando tirados a los pringados en las cárceles. En unos años, diez, veinte, unos saldrán y se reinsertarán, otros, los pocos de verdad más interesados en la política que en ganar pasta, trataran de hallar acomodo en alguna lista. Y aquí paz y en Baracaldo, gloria.

Y mientras los muy eficaces cuerpos de seguridad se encargan de eliminar los últimos restos, hagámosle el mismo caso a sus comunicados que a los que pudiera enviar Don Corleone.

5 comentarios:

Góngora dijo...

Amén.

Santi dijo...

Idem: aplaudo con las orejas

Santi dijo...

Idem: aplaudo con las orejas

Résped dijo...

Sin duda esto es más un deseo que una realidad; mientras estos mafiosos asesinen no podemos dejar de perseguirlos, pero tampoco de acosarlos para que dejen las armas desde la razón. La política hace extraños compañeros de cama y también hace que te sientes a la mesa con los enemigos. y digo enemigos a conciencia, porque los que intentan imponer ideas con asesinatos son los enemigos de todos.

Ensada dijo...

Por eso dejé la política hace años, más que nada porqué me gusta escoger mis compañeros de cama.

Esta gente tuvo un montón de oportunidades de dar un giro a su manera de actuar y un ejemplo en Irlanda. Lo ignoraron todo, en un ejercicio de cinismo que los hace presentarse como víctimas mientras siguen matando y chantajeando. No dejan más salida que la acción policial, dejemos que se quejen cínicamente de ella, pero apoyémosla firmemente. Y no les hagamos ni puto caso.