miércoles, 22 de agosto de 2012

Va por ti, Ensada

Nunca pensé que, tras varios meses alejado de la labor de redacción, volvería algún día para despedir a un gran amigo y asiduo colaborador de este blog: Ensada.
Desearía que las circunstancias fueran otras. Desearía, en realidad, entender o poder asimilar lo ocurrido, pero no puedo. Desearía, también, comprender todo aquello que, no obstante, no halla entendimiento posible. Desearía, en fin, muchas cosas. Pero, al cuerno, ¿qué importa lo que yo desee?

Solemos perder tanto tiempo deseando cosas que nunca ocurrirán que caemos en nimiedades. Suena a tópico barato pero así es. La vida es corta, nuestro paso por ella es breve pero las marcas que dejamos en aquellos a los que estimamos es fuerte e imborrable. Suelen decir que, cuando pasamos a mejor vida, nos recuerdan por nuestras acciones, sean éstas malas o buenas.

No seré yo la persona más objetiva del mundo para hablar de alguien con quien compartí muchos buenos y malos momentos. Sin embargo, como sé que a mi compa (como él me llamaba) no le gustaba para nada el drama, y siendo fiel a su voluntad, solo puedo decir: ¡Gracias, Ensada! Gracias por todo. Infinito agradecimiento por tu amistad, por tu sinceridad y por lo que aportabas y aportaste a la vida de los que tuvimos la suerte de cruzar caminos contigo.
Mi compañero de blog, mi amigo trasnochador y la persona que, con su sencillez, su originalidad y su impetuoso carácter, daba más sentido a este loco mundo en el que vivimos.

Me tomaré un albariño leyendo tus catorce entradas del Diccioarmario que tanto te gustaba componer, las muchas entradas que publicaste, las historias de náufragos que tantísima ilusión te hacía contar por tu apego al puerto gallego y tus recuerdos de la infancia. Tu ingenio, tu creatividad y tu espíritu de lucha y de superación no tenían límites. Tu paso por la Wikipedia y tu afición por la literatura tan solo llenaban un pequeño hueco de aquella insaciable sed de conocimiento que te caracterizaba. Ensada, además de haber sido bibliotecario y editor a tiempo completo en la Wikipedia en español y en este blog, colaboraba activamente con Un libro al día, desde donde también se le ha rendido, a mi modo de ver, un merecidísimo homenaje.